El número de visados solicitados para construir nuevas viviendas se disparó un 39% durante el pasado año, hasta sumar unos 48.600 certificados, según se desprende de los datos oficiales del Ministerio de Fomento de cierre del mes de noviembre.

De esta forma, las solicitudes de edificación de nuevos pisos encadenaron en 2015 su segundo ejercicio consecutivo al alza y tocaron su volumen máximo en cinco años, desde 2011.

Entre enero y noviembre del pasado año, se pidieron 44.577 visados para construir viviendas, lo que arroja un incremento del 35% en comparación a un año antes.

En caso de que durante el último mes del año se haya mantenido el mismo ritmo de demanda de estas certificaciones, de unas 4.050 al mes, al cierre del ejercicio se habrán sumado unas 48.600.

No obstante, este dato, pese a ser el mejor del último lustro, aún está lejos del máximo de 865.561 visados pedidos en 2006, ejercicio previo a la crisis y en el que aún el sector estaba en pleno ‘boom’, dado que en un sólo mes se solicitaban más visados que actualmente en todo este año.

En cuanto a 2015, el 69% del total de visados solicitados correspondieron a la construcción de nuevos pisos en bloque, con 33.900 unidades y una subida interanual acumulada del 45%.

El resto de las autorizaciones pedidas el pasado año correspondieron a residencias unifamiliares, con 14.700 solicitudes, un 27% más que en el mismo periodo de un año antes.

Más reformas y menos ampliaciones

Asimismo, en 2015, también aumentó, un 14%, el número de visados solicitados para reformar o restaurar las viviendas, dado que sumaron 25.668 peticiones.

Por contra, en este periodo volvieron a descender, aunque de forma más moderada (un 3%), las solicitudes para ampliar pisos, desde las 1.485 contabilizadas en 2014 hasta las 1.428 de este año.