29 abril 2015

fotocasa presenta un estudio que muestra cómo son los nuevos inquilinos y propietarios, que alquilaron o compraron vivienda en 2014, y en qué se distinguen los unos de los otros. Los datos, extraídos de una encuesta, realizada por el portal inmobiliario y por la empresa de investigación de mercados Netquest, a más de 10.000 usuarios, refleja ciertas semejanzas y ciertas diferencias en los perfiles de ambos…

perfil inquilino y propietario

Inquilino: vivir de alquiler por convicción
España está dejando de ser un país de propietarios. El sentimiento de propiedad, tan arraigado en los españoles, pierde adeptos frente al alquiler, que gana terreno de forma considerable, sobre todo entre los más jóvenes.

Según el estudio “Perfil del inquilino en 2014”, el arrendatario en 2014 era una persona de entre 35 y 44 años (37%), casado y con titulación universitaria, que alquila porque le permite libertad, frente a la compra, que ata a un lugar y a un nivel de gasto durante largo tiempo (41%).

Otros motivos para alquilar es que es una fórmula que permite la movilidad laboral (22%); también el residir en una ciudad diferente de la que se quiere para fijar residencia (16%), que el alquiler permite acceder a viviendas que nunca se podría comprar (15%) o porque los gastos de mantenimiento corren a cargo del propietario (14%).

“La crisis está abriendo la mente de los españoles hacia el alquiler. No solo más gente opta por alquilar antes que comprar una vivienda, sino que los españoles están empezando a tener una visión más positiva sobre el alquiler.

Poco a poco la idea de que ‘alquilar es tirar el dinero’ está perdiendo adeptos en España”, explican los expertos de fotocasa.

Por contra, el 35% de los españoles que alquila asegura hacerlo por obligación, ya que su situación económica le impide comprar una vivienda. Y es que, aunque el inquilino medio asegura tener trabajo en la actualidad, su sueldo se sitúa entre los 12.000 y 18.000 euros al año.

 

Ha alquilado porque ha cambiado de trabajo

El estudio también muestra que el motivo personal que empujó a alquilar al inquilino medio de 2014 fue la movilidad laboral: el 33% de los encuestados afirma que en los últimos meses ha alquilado una vivienda debido a un cambio de trabajo.

Más motivos que propiciaron el cambio de vivienda de alquiler fueron querer mejorar la zona o el domicilio actual (32%), haber aumentado la familia (22%), tener nuevos proyectos personales como independizarse, irse a vivir con la pareja o con amigos (21%), o el haberse separado de la pareja (14%), entre otros.

 

Tres meses y medio para encontrar una vivienda de alquiler

Un dato significativo que se desprende de la encuesta es que el mercado del alquiler está en constante movimiento: los españoles que buscaron una vivienda de alquiler en 2014 tardaron, de media, tres meses y medio en encontrarla.

Estos datos confirman los resultados del estudio de “Experiencia de alquiler en 2014” de fotocasa, que señalaba que el 90% de los propietarios lograron arrendar en tan solo cuatro meses.

El 78% asegura haber alquilado vivienda habitual. Por lo general, un inmueble tipo piso (53%), con una antigüedad de entre 10 y 50 años (47%), con tres o más habitaciones (52%). Además, para el 69% de los encuestados, esta no es su primera experiencia de alquiler, lo que vuelve a demostrar el dinamismo del mercado del alquiler en España.

La cuota que paga de alquiler el inquilino medio de 2014 es de 660€ al mes.

 

Propietarios: querer una vivienda mejor, el motivo de la compra

El informe “El perfil del comprador de vivienda en 2014” determina que, entre los compradores que compraron en 2014, destaca el grupo que tiene una edad comprendida entre los 35 a 44 años (38%); seguido de los de entre 25 y los 34 años (26%) y los de entre 45 y 54 años (24%).

De entre los primeros, el 44% compró porque considera la compra como “una inversión a largo plazo, una manera de hacer patrimonio”. Otros de los motivos fueron la percepción de que los precios han vuelto a la normalidad (34%), que alquilar o compartir es una forma de tirar el dinero (23%), que comprar es una forma de ahorrar para la vejez ante la dificultad de cobrar pensiones en el futuro (18%) o que, una vez pagada, la vivienda es un refugio ante adversidades, puesto que es hipotecable (12%).

Entre los motivos personales que les empujaron a la compra destaca el factor aspiracional o el hecho de querer mejorar su vivienda actual (36%). Otros motivos fueron el hecho de ampliar la familia (34%) o empezar nuevos proyectos personales como independizarse o irse a vivir con la pareja (18%), entre otros.

En cuanto a la situación sentimental, el comprador medio está casado. Además, tiene titulación universitaria, se encuentra trabajando y cobra, de media, entre 24.000 y 30.000 euros anuales.

 

No es la primera compra

En cuanto al uso que se le va a dar a la vivienda adquirida, el informe de fotocasa recoge que un 71% compró vivienda en 2014 como primera residencia, seguido del 14% que lo ha hecho como inversión y el 13% que asegura que compró la vivienda como segunda residencia.

En general, se trata de un inmueble tipo piso (50%) de 3 o más habitaciones (71%), con una antigüedad de entre 10 y 50 años (47%). Aunque, para el 64% de los compradores no se trata de su primera experiencia de compra.

Además, la encuesta refleja que, de media, el comprador tarda 12,6 meses en encontrar vivienda de compra desde que se pone a buscar.

 

Los españoles invirtieron de media 246.000 € en la compra de un piso

El estudio recoge que el comprador medio gasta, de media, 189.609 euros en adquirir su vivienda. Esta cifra supone un 18,6% de los ingresos familiares.

El comprador medio compra mediante hipoteca (67%), frente a un destacable 28%, que paga al contado; un 4% lo hace gracias a otras fórmulas como herencias, préstamos o donaciones.

 

Facebook Comments