Según Tinsa, tasaciones inmobiliarias,  el precio medio de la vivienda terminada, nueva y usada, en España  inició el año con una subida del 1,1%, con Baleares y Canarias como las zonas en las que se más encareció la vivienda en el primer mes de 2016.

En concreto, la vivienda se encareció un 5,5% en enero, mientras que en Canarias avanzó un 3,2% en tasa interanual. Desde máximos de 2007, el precio medio de la vivienda en España acumula un ajuste del 41%.

En el inicio de 2016 el índice mantiene la tendencia de estabilización de los últimos meses, al situarse en enero ligeramente por encima de la banda de los 1.320-1.340 puntos en la que se movía desde septiembre de 2014.

Entre los riesgos que pueden afectar al mercado, según Tinsa, destacan la incertidumbre política y la posible presión desde Europa para acometer nuevos recortes de gasto que puedan debilitar la economía.

El informe refleja también que la subida de precios en las capitales y grandes ciudades fue del 2,9% respecto a enero de 2014, mientras que en la costa mediterránea y las áreas metropolitanas se mantuvieron estables, con ligeros incrementos del 1% y del 0,8%, respectivamente.

Las localidades más pequeñas, agrupadas en el resto de municipios, aún arrastran caídas interanuales del 2,2%, pese a haber visto incrementado su precio medio en enero respecto a diciembre.

Caídas que rozan el 50% desde máximos

Tomando como referencia los precios más altos del ciclo alcista, la caída acumulada en la costa mediterránea alcanza el 48%, mientras que en las capitales y grandes ciudades se sitúa en el 44,1%, por delante de las áreas metropolitanas (-43,5%).

El menor ajuste desde máximos se sitúa en la zona de Baleares y Canarias, donde el descenso acumulado es del 29,1%, y el resto de municipios, con una caída del 37,3%.