10 febrero 2016

La demanda de viviendas seguirá creciendo en España hasta los 420.000 inmuebles vendidos en 2016 y los 450.000 en 2017, según un informe de Bankinter, en el que se indica que, pese a todo, la subida de precios no sobrepasará el 3% de media o el 5% en el caso de las mejores localizaciones.

Estas cifras de transacciones suponen un incremento de alrededor del 20% respecto a las 354.100 viviendas vendidas a lo largo de 2015, de acuerdo con los datos que maneja el Instituto Nacional de Estadística (INE). Además, el informe señala que la vivienda usada continuará siendo la alternativa dominante en un escenario de recuperación económica, con más de un 85% del total de operaciones en los próximos trimestres.

A medida que las casas que han comenzado a construirse durante el segundo semestre de 2015 salgan al mercado, apunta Bankinter, las ventas de viviendas nuevas deberían repuntar a tasas superiores al 15%, de forma que estas operaciones podrían alcanzar las 60.000 o 70.000 unidades anuales.

La entidad financiera explica que este incremento de la demanda se explica por la previsible mejora del empleo, los bajos tipos de interés y el mayor atractivo de la vivienda como inversión.

Por el lado de los precios, el informe recuerda que el mercado residencial es heterogéneo, pero que subirán de media empujados por la falta de oferta en lugares como Madrid o Barcelona. En este sentido, también señala que los primeros aumentos en el valor del suelo podría comenzar a repercutirse en los precios finales de la vivienda.

No obstante, Bankinter precisa que las subidas de precios no serán “sustanciales” entre otras cosas porque las compraventas procederán en parte del proceso de comercialización de viviendas adjudicadas a los bancos, que cuentan con grandes descuentos.

Por otro lado, como consecuencia de estos avances del mercado, el ‘stock’ de pisos sin vender podría situarse en niveles inferiores a los 500.000 inmuebles a lo largo de 2016.

La vivienda nueva avanzará si hay estabilidad política

Construccion

Al mismo tiempo, Bankinter señala que la mejora de las perspectivas del sector se extenderá a la promoción de vivienda nueva, que “experimentará un nuevo despertar en 2016 a tenor del repunte de los visados de obra en 2015, siempre que el contexto político no derive en un deterioro de la confianza”.

“La actividad promotora atraviesa actualmente un punto de inflexión y resurgirá durante los próximos dos años”, apostilla la entidad financiera.

Recuperación

Por todo ello, asegura que “la consolidación del ciclo de recuperación en el sector inmobiliario residencial es una realidad”. Asimismo, señala que el segmento comercial se encuentra ya en una “clara fase alcista”.

Así, el informe indica que el segmento comercial fortalecerá en 2016 y 2017 la tendencia positiva de mejora de rentas, tasas de ocupación y revalorización de los activos.

Bankinter avisa de que el ‘boom’ de inversión experimentado en 2015 “se frenará por el menor número de grandes operaciones y una situación de incertidumbre que puede aplazar o cancelar la puesta en marcha de nuevos proyectos”.

Facebook Comments