El sector inmobiliario español acaba 2014 con cifras más optimistas que en ejercicios anteriores, lo que hace confiar en que lo peor de la crisis ya ha pasado. Pero, ¿qué será del sector en 2015?

Para Beatriz Toribio, responsable de Estudios de fotocasa, “en 2014 el mercado inmobiliario ha recuperado el aliento: hemos visto cómo la caída de los precios se ha frenado de forma considerable, las compraventas han registrado datos positivos después de siete años de caídas continuas y aunque de forma muy limitada, por fin la ansiada financiación hipotecaria parece que ha llegado. Son síntomas alentadores que apuntan a una estabilización del mercado que esperemos se confirme a la largo de 2015”, explica.

Sin embargo, Toribio considera que “aunque se ha registrado una mayor actividad que en años anteriores, la demanda de vivienda por parte del ciudadano medio español sigue siendo muy débil”, señala.

En este sentido, fotocasa considera que la clave en 2015 estará en cómo evolucione la demanda de vivienda por parte del ciudadano medio. “Si a lo largo del año que viene se confirma la apertura de la financiación a los particulares, crece nuestra economía y mejora el empleo, el mercado mejorará y entonces sí podremos hablar de recuperación”, añade Toribio.

“A medida que los bancos empiecen a abrir el grifo del crédito, el mercado se moverá. Pero también necesitamos que los españoles tengan una estabilidad económica que les permita plantearse la compra de una vivienda”, resume.

El Índice Inmobiliario de fotocasa reveló, por primera vez tras años de continuas caídas, subidas de precio en algunas zonas de grandes ciudades como Madrid y Barcelona. “Llevamos meses registrando subidas de precios que reflejan que se ha acabado la época de las grandes rebajas. Mientras que hay zonas donde aún queda mucho recorrido a la baja, en otras –principalmente barrios céntricos y zonas bien comunicadas de las grandes ciudades– se producirán subidas. La ubicación de la vivienda será ahora más importante que nunca”, afirma Toribio.

La portavoz de fotocasa asegura que los precios seguirán cayendo porque “el coste de la vivienda en España sigue siendo alto, pero estas caídas serán menores que las que estamos acostumbrados en los últimos años y poco a poco asistiremos a una estabilización de los precios”.

 

El mercado del alquiler

Desde el punto de vista del alquiler, 2014 ha sido un muy buen año para este mercado. Cada vez parece más evidente la estabilización de los precios: la variación mensual del precio del alquiler registrada de enero a noviembre se situó en un 0,2%, la más suave desde 2008, según datos de fotocasa. Además, el año de cierra con una caída del 2,4%, la menor de la serie histórica.

La apertura de la financiación en 2015 y el creciente interés de los inversores por la rentabilidad que ofrece el alquiler –que según datos de fotocasa se ha elevado al 5% en 2014– harán que parte de la demanda que ahora se centra en el alquiler se mueva hacia la compraventa. “En los últimos meses del año, hemos visto un crecimiento de la oferta en vivienda en venta versus el alquiler”, lo que no quita que “el actual contexto económico obligará a muchas personas a seguir refugiándose en el alquiler, sobre todo a la población más joven”.

 

Cómo afectará la reforma fiscal a la vivienda en 2015

En relación a la reforma fiscal aprobada este año por el Gobierno, y que entrará en vigor en 2015, fotocasa destaca el varapalo que supondrá para muchos jóvenes algunos de los cambios de la ley. Uno de ellos es la desaparición de la desgravación fiscal del 100% de la que se podían beneficiar los propietarios que alquilaran a una vivienda a menores de 30 años y que, a partir del 1 de enero, se equiparará al 60% para todo el mundo.

“Éste era un importante atractivo a la hora de alquilar un piso a este segmento de la población que tiene serias dificultades de acceso a la vivienda debido a los elevados precios y, sobre todo, al contexto económico y laboral”, explica Beatriz Toribio.

Además, también se eliminan las deducciones estatales (10,05%) para los inquilinos con ingresos inferiores a los 24.107 euros. “Con sus últimas medidas, el Gobierno no es coherente con el discurso que mantenía hasta ahora en favor de potenciar el mercado del alquiler, que en España siempre ha estado muy por detrás de la venta y que ahora empezaba a levantar cabeza”, añade Toribio

Desde el punto de vista de la propiedad, se han mitigado algunos de los cambios iniciales con el mantenimiento de los coeficientes de abatimiento para las operaciones que no superen los 400.000 euros. Igualmente, “la factura fiscal que tendrán que pagar los propietarios por la plusvalía que obtengan a la hora de vender su casa seguirá siendo muy superior a la actual, ya que desaparece el instrumento que corregía el efecto de la inflación (coeficientes de actualización)”, concluye Toribio.