España es un país de propietarios y se sitúa entre las regiones de Europa que tienen una tasa de alquiler más baja. Por ello, la recién aprobada Ley de Flexibilización y Fomento del Mercado de Alquiler pretende fomentar este mercado y dinamizar el arrendamiento de viviendas frente a la compra. Pero, ¿cómo afecta a propietarios y a inquilinos la nueva legislación y quién sale perjudicado? ¿Qué opinan los expertos al respecto?

Una de las principales novedades de la nueva ley del alquiler es que se fortalece la libertad de pacto entre las partes en cuestiones como la revisión de la renta, que ya no se hará obligatoriamente con la variación del IPC y ya no se contemplan bajo esta normativa las viviendas alquiladas temporalmente con fines turísticos.

Además, se flexibilizan los plazos legales de duración del contrato de alquiler. Por un lado, se reducen de 5 a 3 los años de duración de la denominada “prórroga obligatoria” y se reduce también de 3 a 1 año la denominada “prórroga tácita automática” del contrato.
La nueva ley también otorga más facilidades al arrendador para recuperar su vivienda cuando la reclame para su uso propio o cuando el inquilino no cumpla con los pagos e incentiva la inscripción de los contratos en el Registro de la Propiedad.Las opiniones en referencia a las nuevas medidas de Flexibilización y Fomento del Mercado de Alquiler son diversas. En el Congreso, la Ley fue aprobada con los votos del Partido Popular y la oposición del resto de grupos parlamentarios.

La portavoz de la Organización de Consumidores, Ileana Izverniceanu, señala que desde la OCU siempre han apostado por el alquiler pero “uno de los obstáculos por los que el alquiler no era una opción es porque había poca oferta y precios muy elevados por la desconfianza de los propietarios en el cobro de las rentas. Este obstáculo sigue existiendo, aunque en menor medida debido a que el mercado de compraventa está agonizando”. A juicio de la OCU, las modificaciones de la ley no cambian la situación: “No es necesario dictar más normas, sino que las que existen sean efectivas. Por otro lado, nos parece un error aprovechar esta reforma para obligar a los propietarios, que ocasionalmente alquilan su vivienda, a someterse a normativas autonómicas de turismo”.

Desde Alquiler Seguro consideran que la nueva Ley ni flexibilizará el mercado del alquiler ni dará prioridad a la voluntad de las partes para pactar. Según su presidente, Gustavo Rossi, esta reforma es un “alquila hasta que puedas vender, una apuesta temporal del Gobierno, de tres años, hasta que se logre una recuperación económica y se pueda volver a vender”. Asimismo, señala que “esta normativa hace demasiado hincapié en la recuperación de la vivienda por parte del propietario y por lo tanto esto creará una mayor incertidumbre en el mercado y no va a contribuir a una mayor estabilidad para las familias que quieren vivir en alquiler”.

Por su parte, en el Colegio Profesional de Administradores de Fincas de Madrid consideran que con esta reforma “se ha desaprovechado una buena oportunidad para buscar un equilibrio entre la propiedad y el inquilinato”. Concretamente, sobre la exclusión de la normativa de las viviendas destinadas a uso turístico, consideran que excluir estos arrendamientos de la LAU y limitar su uso “es una injerencia en la propiedad privada que, sin una regulación estatal, dará lugar a un incremento de la inseguridad jurídica y de la economía sumergida”.

El abogado de Cuatre Casas Joaquin Garaulet Garcia-Cano pone especial atención a las modificaciones que atañen a la inscripción de las viviendas en el Registro de la Propiedad. El abogado considera que “tendremos que esperar a su puesta en práctica para confirmar si la medida que pretende favorecer la seguridad jurídica no resulta un obstáculo, por su coste, para el pretendido fomento del alquiler”.

 

INFOGRAFÍA: TODAS LAS CLAVES SOBRE LA LEY DEL ALQUILER

Infografía_Ley del alquiler

Fuente: fotocasa