A pesar de que el sentimiento de propiedad sigue muy arraigado entre los españoles, el alquiler ha ganado terreno de forma considerable en los últimos dos años. Es una de las principales conclusiones que se deduce del estudio sociológico “Los españoles y su relación con la vivienda 2013”, elaborado por fotocasa, en el que se pone de relieve que la crisis no sólo está obligando a alquilar en vez de comprar, sino que además está cambiando la percepción que se tiene sobre esta forma de vida.

En concreto, un 19,3% de la población vive en régimen de alquiler, porcentaje que aún está lejos de los que se registran en otros países de la Unión Europea, pero supone un incremento del 4% respecto a los datos recogidos hace tan solo dos años en el informe de 2011, cuando los alquileres suponían el 15,3% sobre el total.

El hecho de que los españoles estén empezando a tener una visión más positiva sobre el alquiler lo demuestra que el 76% de los encuestados, creen que esta fórmula se está consolidando como una firme opción a consecuencia de la crisis económica. Además, hasta un 45% cree que, con el nivel actual de precios, sale más a cuenta arrendar una vivienda antes que comprarla. Por otra parte, la idea de que ‘alquilar es tirar el dinero’ pierde adeptos. Si en 2011 la secundaban seis de cada 10 españoles, ahora solo lo hacen cuatro de cada 10.

 

alquiler_4

Alquilar ante la imposibilidad de compra
Pero esta mayor tendencia hacia el alquiler es un fenómeno coyuntural como consecuencia de la crisis económica, según el estudio “Los españoles y su relación con la vivienda 2013”. La mayoría de los inquilinos encuestados alegan que las principales razones que les llevan a alquilar en vez de comprar una vivienda son su situación económica (19%) o laboral (16,8%). Un 9,1% dice que no podría hacer frente a los gastos que conlleva la compra de una vivienda y otro 9,1% asegura que está a la espera de que los precios bajen más, entre otras razones. Es decir, si los españoles no compran una casa es porque no pueden.

Pese a la crisis, España sigue siendo un país con una cultura de vivienda en propiedad muy consolidada. Según este estudio, un 71,8% de los encuestados prefiere vivir en un piso o casa a su nombre, frente a un 11,8% que defiende que es mejor hacerlo en régimen de alquiler. Sin embargo, este casi 12% supone tres veces más que el 4% de españoles que preferían alquilar en 2011.
Otra razón de peso para que los encuestados se decanten por la propiedad es que, para un 73% de ellos, a largo plazo comprar una vivienda es mucho más rentable que alquilar un piso de por vida, además de que, la mayoría defiende la idea de que una vivienda es la mejor herencia que se le puede dejar a un hijo.

 

alquiler_8

Hipotecas por el 71% del valor de la vivienda
La mayoría de los encuestados compraron su casa mediante una hipoteca y, en concreto, el 59,1% de ellos todavía la está pagando frente al 37,2% que tiene completamente pagada su vivienda. De media, los españoles están hipotecados por el 71% del valor de su vivienda y solo tres de cada 10 considera que la cuota mensual de su hipoteca es cara.

El informe también revela que la época en la que más españoles compraron su vivienda fue durante el boom inmobiliario, entre los años 2001 y 2008, periodo en el que un 40,8% de los propietarios adquirió su residencia. Tan solo el 14,2% de los dueños de un piso o casa lo compró después de 2009.

Hacer negocio con la venta de la vivienda
Comprar como una inversión para hacer negocio en un futuro era un pensamiento muy generalizado durante los años de bonanza económica en España. Sin embargo, los precios ya han caído más de un 40% desde que registraran su máximo histórico en 2007, según los datos de fotocasa, y conforme a la opinión de la mayoría de los españoles encuestados, aún no ha tocado fondo.

Hacer o no negocio si se vendiera la vivienda hoy en día depende en gran medida de cuando se compró y de si ya está pagada. El 63,4% de los que ya no deben nada de la misma piensa que podría venderla por un precio superior al que la compró, porcentaje que se reduce al 30,5% en el caso de los propietarios con hipoteca.

Por otro lado, los españoles están satisfechos con la vivienda en la que residen y, de media, la puntúan con una nota de 7,5. Aun así estarían dispuestos a cambiar de residencia: uno de cada cuatro asegura que tiene intención de mudarse a corto o medio plazo y tres de cada 10 lo harían si encontrasen algo interesante. Vivir en una casa más grande, independizarse o mejorar de zona son los principales motivos que les empujarían a tomar esta decisión.

 

alquiler_7

Los jóvenes alquilan más, pero también quieren ser propietarios
El informe “Los españoles y su relación con la vivienda 2013” dedica un apartado especial a la visión que tienen los jóvenes españoles de entre 18 y 30 años sobre el mercado inmobiliario. Un 44% de los encuestados vive aún con sus padres frente a un 29% que asegura que tiene una casa a su nombre y un 27% que vive de alquiler.

En el estudio se aprecia que la visión de los jóvenes sobre la vivienda difiere en muchos aspectos de la de sus mayores. Son mucho más proclives a alquilar: mientras que un 7,3% de las personas con más de 30 años elige el alquiler como forma de vida, en el caso de los jóvenes se dispara al 22,6%. Además, más de la mitad (53,5%) cree que con el nivel actual de precios sale más a cuenta vivir de alquiler y tan solo un 28,4% considera que esta opción sea tirar el dinero frente al 45,6% de los adultos que piensa así.

Aun así, la mayoría de los jóvenes que vive de alquiler no pierde la esperanza de comprarse una vivienda en el futuro. De hecho, el 54,6% está muy convencido de que lo hará y tan solo el 15,5% de los jóvenes descarta convertirse en propietario. Si los mayores de 30 años calculan que de media tardarán tres años en poder acceder a una vivienda, los jóvenes creen que no podrán hacerlo antes de cinco años.